Consejos para nadar en piscina exterior en verano

Entrenamiento Y Técnica
Escrito por: arena coaches at 11 mayo '21 0
You are reading: Consejos para nadar en piscina exterior en verano

El período de confinamiento causado por la pandemia nos ha enseñado a apreciar muchas cosas en nuestras vidas.

Ahora más que nunca, sabemos que realmente no podemos vivir sin nuestras más grandes pasiones, nuestra libertad y nuestros amigos.

Hemos aprendido a lavarnos las manos constantemente y usar una máscara, y olvidamos cómo usar nuestras queridas gafas. ¡Nunca hubiéramos imaginado echar tanto de menos el olor a cloro!

¡Pero ahora es el momento de ponerse en marcha! Varios países se están preparando para reabrir gradualmente y pronto volveremos a saltar a la piscina.

Así que prepara tu bolsa y calienta esos músculos, ¡el agua te espera!

Para los nadadores que tienen la suerte de vivir en la costa, no hace falta pensar mucho: entrenamiento en aguas abiertas. Ahora bien, ¿cómo disfrutar del tiempo veraniego en las ciudades de tierra adentro? La solución es la piscina exterior. Nada mejor que un baño tempranero con la superficie brillando al sol de la mañana o una zambullida a media tarde, cuando más aprieta el calor.

Ni que decir tiene, el entrenamiento en piscina exterior es distinto al que estamos acostumbrados en las piscinas interiores. Veamos por qué.

 

Consejos para nadar en piscina exterior en verano

La primera diferencia es la temperatura del agua.

Normalmente tiene que rondar los 26 o 27°C, pero no es fácil encontrar piscinas exteriores climatizadas en verano.

Además, la temperatura del agua está sujeta a las variaciones en la temperatura ambiental.

De hecho, esa es la segunda diferencia, la temperatura del aire.

El efecto en el agua es significativo, y si está demasiado fría la capacidad cardiorrespiratoria y tu manera de nadar se ven afectadas, así que el entrenamiento puede no ser tan sencillo como de costumbre. Al mismo tiempo, las bajas temperaturas aportan sus propios beneficios:

  • te hacen quemar más calorías porque el cuerpo tiene que esforzarse más por el frío;
  • la sangre circula mejor. Nadando en agua fría, la sangre acude a los órganos vitales y por eso circula de manera más eficiente;
  • la menor temperatura también aumenta tu capacidad respiratoria, porque te obliga a respirar más profundamente. Los pulmones se abren y el aporte de oxígeno es mayor.

 

SUGERENCIA

Hay pros y contras de la natación en un ambiente frío (nos referimos tanto a la temperatura del agua como del aire). Si la sensación llega a molestarte, ponte un mono fino y sin mangas para disfrutar sin problemas.

La tercera diferencia consiste en el material que usamos para nadar en exteriores, especialmente las gafas.

La luz solar, el brillo y los reflejos en la superficie pueden molestar mientras nadas, e incluso causar algún daño más o menos serio, dependiendo del tiempo de exposición. Para entrenar en exteriores, las gafas con un diseño específico son más que recomendables.

SUGERENCIA

arena ofrece una amplia gama de gafas para responder a todas las necesidades. Las lentes de espejo y las de colores oscuros son perfectas para nadar al aire libre.

Para terminar, la sugerencia en la que quiero insistir especialmente es que te cuides la piel. Hay que llevar protector solar y evitar exponerse demasiado tiempo. Que nunca tengas que perderte un buen baño porque te has quemado el día anterior.


También te puede interesar

¿Te falta tiempo para entrenar? Aquí tienes unos cuantos ejercicios que te solucionan el problema. [versiPLAYA]

Entrenar al aire libre

Author

Escrito por:

arena coaches

Swim coaches, trainers and experts will give you all kinds of tips for performing at your best in both training and races. Meet the coaches

YOU MIGHT ALSO BE INTERESTED IN...