Volver a la piscina después de un largo período de inactividad: lo que necesitas saber

Forma Física Y Bienestar
Escrito por: Arena at 25 mayo '21 0
You are reading: Volver a la piscina después de un largo período de inactividad: lo que necesitas saber

Volver a la piscina después del confinamiento: lo que necesitas saber

El período de confinamiento causado por la pandemia nos ha enseñado a apreciar muchas cosas en nuestras vidas.

Ahora más que nunca, sabemos que realmente no podemos vivir sin nuestras más grandes pasiones, nuestra libertad y nuestros amigos.

Hemos aprendido a lavarnos las manos constantemente y usar una máscara, y olvidamos cómo usar nuestras queridas gafas. ¡Nunca hubiéramos imaginado echar tanto de menos el olor a cloro!

¡Pero ahora es el momento de ponerse en marcha! Varios países se están preparando para reabrir gradualmente y pronto volveremos a saltar a la piscina.

Así que prepara tu bolsa y calienta esos músculos, ¡el agua te espera!

Algunas simples reglas a seguir para enfrentarte mejor a tu rencuentro con el agua.

Hemos decidido volver a la piscina después de un largo período de inactividad y ahora nos preguntamos cuál será nuestro nuevo enfoque. ¿Nuestro físico aguantará con el programa de entrenamiento que tenemos en mente y podremos aclimatarnos a los nuevos instructores y compañeros de natación?

Las razones por las que nos hemos alejado de la piscina pueden ser infinitas, desde las más triviales hasta las más serias, pero lo que importa ahora es que estamos decididos y seguros de querer empezar de nuevo, tal vez incluso pensando en la forma física y el bienestar que la natación nos da.

Volver a la piscina después de un largo período de inactividad

 Comenzamos paso a paso

Hay muchos programas a seguir, pero lo importante al principio es no sobreentrenar. Debes evitar estresar demasiado los músculos, apunta a pequeñas mejoras de vez en cuando. De hecho, incluso si decides reiniciar una actividad deportiva que no puede ofrecer beneficios para la salud, todavía debes observar algunas indicaciones valiosas antes de sumergirte de nuevo en el agua.

En primer lugar, es importante hidratar nuestro cuerpo consumiendo líquidos, comiendo comidas ligeras dependiendo del entrenamiento y sobre todo esperar un par de horas después de comer antes de reiniciar la actividad. Además, antes de reanudar, se recomienda encarecidamente pasar un reconocimiento físico deportivo, para evaluar tu condición física en función del esfuerzo requerido.

Volver a la piscina: 4 simples reglas a seguir

Estas son algunas reglas que debes cumplir si comienzas a nadar de nuevo después de un largo período de inactividad:

1 – Comenzamos con una fase de calentamiento: es crucial evitar el exceso y prevenir accidentes como el dolor muscular, que pueden conducir a calambres durante la natación.

2 – Mantenemos un ritmo regular: estabilizar la frecuencia cardíaca que, en promedio, para una persona sana, aunque no esté entrenada, no debe superar los 120 latidos por minuto. Para controlar la frecuencia cardíaca, también puedes equiparte con un monitor de frecuencia cardíaca.

3 – Monitoreamos la fase de recuperación: un par de minutos después de terminar el ejercicio, tu frecuencia cardíaca debe volver a una velocidad regular: si no lo hace, es bueno mantener la fase de recuperación bajo observación. Siempre es bueno ser cauteloso.

4 – Nadamos con regularidad y constancia: después de un largo parón, es muy importante no saltarnos ni un solo entrenamiento. Unas cuantas sesiones constantes es mejor que mucha natación sin regularidad. De esta manera, nuestros cuerpos se acostumbrarán nuevamente y de forma natural al agua.

Por último, recuerda que la actividad física sigue siendo esencial para mantener tu cuerpo funcionando eficientemente, dado que estamos programados para movernos y no pasar nuestros días sentados detrás de una mesa o tumbados en el sofá. El deporte, si se practica de la manera correcta, prolonga la vida, y todo momento es un bueno para (volver) a empezar.

Volver a la piscina después de un largo período de inactividad

Una oportunidad para socializar

Promover la socialización, conocer gente nueva y superar la timidez son prerrogativas de muchos deportes, la natación en particular. Entre carriles se pueden crear fuertes lazos, tanto con el instructor/entrenador como con compañeros de natación, que con gusto nos inspirarán a hacerlo mejor, mejorar nuestros tiempos y dar siempre un poco más. El vestuario puede convertirse en un lugar de familiaridad y nuevas amistades.

Incluso el rendimiento deportivo puede mejorar en gran medida como equipo, y aquellos que normalmente entrenan solos notarán que sienten menos fatiga al entrenar con otros. Además, saber que alguien está esperando a que entrenemos de nuevo, nos empujará a respetar el compromiso con mayor determinación. En resumen, no hay contraindicaciones en querer empezar a nadar de nuevo, sólo beneficios.

¿Estás listo?

Natación y Coronavirus

En primer lugar, asegúrate de seguir las restricciones / indicaciones de tu autoridad local / gobierno.

Según los profesionales de la salud, el coronavirus no puede reproducirse en el agua de mar y las piscinas tratadas adecuadamente con cloro. Lo que sin embargo puede exponerte al virus es el resto de cosas con las que la gente tiene contacto: vestuarios de piscina, asas y secadores de pelo…

Protégete recordando:

  • Lávate las manos muy a menudo, y evita tocarte los ojos, la nariz y la boca sin lavarte las manos previamente
  • Mantén distancia con las personas que te rodean y evita las reuniones públicas

¡Mantente a salvo!

Más consejos sobre el coronavirus

¿Estás listo?


También te puede interesar

Consejos para nadar en piscina exterior en verano

Entrenar al aire libre

YOU MIGHT ALSO BE INTERESTED IN...